Autor Tema: Leido en  (Leído 4878 veces)

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #15 en: 22 de Septiembre de 2015, 01:47:22 am »
Citar
Los hipster del Japón feudal, que modernos los ha habido en todas las épocas, abrazaron este estilo con entusiasmo e hicieron de él su bandera. La moda no tardó en trascender los escenarios y se convirtió en un verdadero fenómeno social. Había hasta tribus urbanas que imitaban los manierismos y la estética del kabuki.



Tres ideas roleras en un articulo:
-Otra pandilla de posadores en Night City.
-Jóvenes revoltosos con El hombre en el castillo. Quizás jugada con Dickiana de +Zonk PJ Demonio Sonriente
-Y tribus urbanas en Leyenda de los 5 Anillos, o incluso en juegos mas serios.
"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #16 en: 08 de Octubre de 2015, 12:31:54 am »
Citar
En la oscuridad

Por Ricard Ibáñez

Desde el averno es una colección de relatos cortos de temática normalmente (aunque no obligatoriamente) de terror escritos por la pluma del insigne Ricard Ibáñez y que mes a mes nos harán recordar ese escalofrío que en la nuca cuando percibimos "algo" detrás de nosotros.

En la oscuridad

La madre da el beso de buenas noches, la puerta se cierra, y con ella la luz desaparece de la habitación. Quedan las sombras, y apenas se oye el tic tac del reloj y la respiración nerviosa del niño. Pues el niño lo sabe. Sabe que, más allá de la oscuridad, vivimos los monstruos.

La grieta que conecta nuestro mundo con el vuestro puede estar dentro del armario, o debajo de la cama, o tras algún mueble. Siempre en el punto más oscuro de la habitación, donde la penumbra gris que da la luz de la calle filtrándose por la ventana entreabierta se convierte en una negrura tan profunda que los ojos no pueden taladrarla.

El niño se da una vuelta, inquieto, en su camita. Una astilla de ruido, sutil y quebradiza, rompe el silencio. Puede ser debida a mil cosas: Desde el crujir del mueble al soportar el giro hasta el susurro del viento filtrándose por la ventana. Hasta puede ser debida a su fértil imaginación. Todo esto lo dirían los padres, si el niño les preguntara. No es lo importante. Lo importante es que ese sonido, real o imaginarilo, me despierta. Y el niño deja de respirar por un instante, pues el niño lo sabe.

Abro un ojo de pupila amarilla, y lentamente voy creando zarcillos, tentáculos con los que voy reptando por el laberinto que conduce desde mi realidad hasta vuestra realidad, hasta ese niño que me teme pero que me espera, guiado por su ansiedad, orientado por su miedo. A veces, simplemente siguiendo el rastro que dejan sus pesadillas, o esa asfixiante sensación que experimenta cuando tiene un nudo de lágrimas en la garganta, y piensa en lo injusto que es ser un niño en un mundo donde son los adultos los que establecen las reglas. Lo mejor de todo es cuando llora, pues entonces encontrar el camino es mucho más fácil.

Finalmente, uno de mis apéndices logra llegar a la habitación, y solamente me resta seguirlo arrastrándome hasta allí. Lentamente. Tengo mucho, mucho tiempo. Toda una noche. Y permanezco agazapado, en el umbral de la grieta que conecta mi mundo con el suyo. Siempre, al llegar, el niño se da cuenta de mi presencia. Despierto o dormido, respira más deprisa. Si duerme tendrá pesadillas, y es lo peor, pues en ellas puede verme. Y si puede verme puede huir, y aunque no escapará de mí y la angustia es en extremo satisfactoria, tampoco podré alcanzarle, y mucho menos devorarle. Si está despierto se tapará la cabeza con la almohada, cerrará con fuerza los ojos, negará la evidencia, la seguridad que siente de que estoy allí. Y eso es lo mejor, pues su miedo aumentará al negarlo, y nada se opondrá a que me acerque a él.

Hay niños valientes que tienen una linterna, y con ella taladran las sombras buscándome. Es muy divertido, mostrar apenas una garra, una sombra entre las sombras, dejarme ver apenas un instante, para luego desaparecer por completo cuando el haz de luz me enfoca directamente. Es un juego que el niño no puede ganar... y él lo sabe.

A veces, el niño escapa. Reúne suficiente valor para salir de la cama, abre la puerta y va a cobijarse en la seguridad de sus padres. Es molesto, pero es un mal menor. Tarde o temprano sus padres se cansarán de que invada su cama y su intimidad, y le prohibirán que vuelva con ellos.

El niño también puede gritar, llamar a sus padres, decirles que me ha visto, aunque no puede o no sabe decirles que no lo ha hecho con los ojos, sino con el corazón. Es lo mejor de todo. Llega su padre, o su madre, con los ojos cargados de sueño y fastidio, y arropan al niño con gestos más o menos bruscos, susurrando palabras tranquilizadoras mientras mastican en sus mentes aullidos de fastidio. Encienden la luz, cogen al niño y lo pasean por la habitación, se asoman debajo de la cama, abren la puerta del armario. Si tuviera lengua, se la sacaría con una mueca burlona, pues los adultos nunca pueden verme. Lo único que hago es permanecer invisible, mientras abro y cierro las garras, y de mis colmillos gotea la baba, anticipándome al festín.

Y tarde o temprano los padres se van, llevándose su fastidio y arrastrando su cansancio. Y la falsa seguridad se desvanece, y todo vuelve a empezar.

Hay niños que me ahuyentan durante un tiempo, pidiendo dormir con la luz encendida. No puedo acercarme a él bajo la luz, aunque puedo hostigarle en sus pesadillas, sobresaltarle con ruiditos o aterrorizarle con la certeza de que, aunque no puedo salir de mi escondrijo, tampoco me voy a ir de su habitación. Es un periodo que acepto con resignación, pues tarde o temprano termina. Sus padres son en esto mis mejores aliados. Tarde o temprano hay una charla firme, un discurso en el que se pronuncian las dulces palabras de que “ya eres mayor”. Y finalmente, la luz se apaga.

Y queda por fin el dulce momento. El niño, la oscuridad y yo. Y arrastro lentamente mis tentáculos, me deslizo como una mancha de aceite, despacio, hacia el niño. Solamente tengo que tocarle. Solamente rozarle un instante la piel para sorberle el alma, para devorarlo, para que sea mío...

Es entonces, maldita sea, cuando suelen intervenir esos bastardos de los Guardianes.

Agarran con fuerza el tentáculo que se extiende y lo arrancan de mi cuerpo por pura fuerza bruta. Normalmente esperan desde la cama del niño, a veces saltan desde lo alto de las estanterías o de los armarios. A veces solamente hay uno, pero lo normal es que sean varios. Y contra ellos, poco puedo hacer. Tengo que batirme en retirada, mientras me acosan por todas partes, golpeándome con sus duros puños de peluche, arrancando pedazos de mi carne cartilaginosa con sus sonrisas cosidas.

El icor que mana de mis heridas se disuelve sin dejar rastro, mientras me arrastro de regreso a mi mundo. Los muñecos vuelven a colocarse en sus puestos de guardia, vigilando el sueño de su amigo. Y el mejor de ellos, el más fuerte, volverá a meterse en la cama, y el niño lo abrazará confiadamente. Durmiendo un sueño tranquilo, libre de mí.

Los odio, pero se que, con el tiempo, yo venceré. En cada batalla sufro heridas, pero ellos también. Envejecen, se deshilachan, se estropean. A veces son reemplazados por guerreros aún más temibles. Pero llega un día en que desaparecen. Nuevamente, son los padres los que acaban convenciendo al niño de que ya es demasiado mayor para dormir con peluches, o para tenerlos repartidos por la habitación.

Esa noche, los peluches son tirados a la basura, o encerrados dentro de una durísima caja de cartón y abandonados en un trastero. Esa noche, golpean la caja hasta sangrar, pero es inútil, esa noche es por fin mía. Ya nada se interpone entre el niño y yo, y puedo lanzarme sobre él, sorberle la inocencia, devorarle la ilusión, destruir su fantasía, ahogar su risa. Matarlo.

Por la mañana, el cuerpo que fuera un niño abre los ojos. Miro a través de ellos. Por fin estoy vivo. Y los que ahora son mis padres dirán que por fin he crecido.

Publicado originalmente en Numero 53 de Nosolorol


Esta historia de monstruos y peluches guardianes escrita por Ricard Ibañez ha influido todas mis ficciones desde que la leí en un ciber allá por principios de siglo.
« última modificación: 08 de Octubre de 2015, 12:37:05 am por Cifuentes »
"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Ryback

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 4286
    • Ver Perfil
    • C-System: Reglamento genérico bueno, bonito, y barato.
Re:Leido en
« Respuesta #17 en: 08 de Octubre de 2015, 02:06:01 pm »
Inquietante, inquietante como poco  :o

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #18 en: 12 de Octubre de 2015, 09:39:20 pm »

Nos pasamos cientos de años mirando las estrellas y preguntándonos, "¿Hay alguien ahí arriba?". Esperando, deduciendo, imaginando.

Porque nosotros, como especie, estábamos muy solos y deseábamos nuevos amigos desesperadamente, queríamos encontrar otras especies y queríamos hablar con ellos, y queríamos aprender de ellos y dejar de ser las únicas personas en el universo.

Entonces empezamos a darnos cuenta de que las cosas no iban tan bien como imaginamos. Empezamos a temer que nos destruyéramos los unos a los otros, comenzamos a sentir miedo de que pudiéramos destruir nuestro propio planeta permanentemente, nos asustó pensar que en cien años todos estaríamos muertos, desaparecidos, e incluso si hubiera alguien más ahí fuera, jamás tendríamos la oportunidad de conocerlos.

Entonces...

¿Construímos robots?

Y les dimos nombres, y les dimos cerebros hechos de silicio, y fingimos que eran personas y les dijimos "Ey, ¿quieres ir a explorar?". Y, por supuesto, quisieron. Porque los habíamos hecho a nuestra imagen y semejanza.

Y quizás dentro de cien años ya no estaremos aquí, quizás, bueno, el planeta será un desastre y todos estaremos muertos, y si otra gente viene desde las estrellas nosotros no seguiremos aquí para saludarlos y decirle "¡Hola! ¿Cómo estáis? ¡Nosotros también somos personas! ¡Ya no estáis solos!". Quizás ya no estemos aquí.

Pero construímos robots, que tienen cascos duros y cerebros de metal, y que tienen nombres. Y si esas otras personas vienen aquí y se preguntan "¿Quiénes eran estas personas? ¿Qué aspecto tenían?"

Los robots podrán decir: "Cuando nos crearon, nos llamaron Discovery. Nos llamaron Curiosity. Nos llamaron Explorer. Nos llamaron Spirit. Seguramente pensaban que eso era importante.

Y nos pidieron que os dijéramos hola."
"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #19 en: 12 de Octubre de 2015, 10:39:39 pm »
Citar
La Estación Espacial Internacional es un desastre por dentro... pero tiene sentido


¿Alguna vez habéis visto fotos o vídeos de cómo es la Estación Espacial Internacional (ISS) por dentro? Es probable que os hayáis sorprendido de la cantidad de cosas que hay desplegadas por las paredes, por el suelo y por el techo de sus módulos, dando la impresión de que los astronautas viven seis meses allí rodeados de un caos, como si estuvieran de vuelta en sus habitaciones de universitarios.
Sin embargo, ese aparente desorden tiene un método, como decía Lola Flores, y aprovechando que se está celebrando la Semana Mundial del Espacio, vamos a contaros por qué la ISS está organizada de la manera en la que lo está y por qué, aunque no lo parezca, nuerstras madres no podrían entrar allí a gritarnos que recogiéramos todo lo que hemos dejado tirado por todas partes. Y no sólo porque la ISS orbita la Tierra a 360 kilómetros de altura.

La estructura de la Estación Espacial

El complejo orbital de la ISS empezó a llevarse al espacio y a montarse en 1998, con el lanzamiento del módulo ruso Zarya. A partir de él, y a través de diversas misiones de los transbordadores espaciales y de lanzamientos de los cohetes rusos, la estación fue tomando forma durante más de una década. La primera tripulación permanente llegó en 2000, formada por tres astronautas que pasaron en ella seis meses, y en la actualidad, la expedición que se encuentra allí arriba es la número 44, y se ha ampliado el número de tripulantes hasta seis. El montaje de la ISS se completó en 2011, y costó, aproximadamente, más de 100.000 millones de dólares.

La estación está formada por tres grandes estructuras. El núcleo principal sirve como "barra central" que soporta los paneles solares, los radiadores térmicos, las plataformas para experimentos y, por supuesto, el conjunto de módulos presurizados. Estos módulos presurizados y los grandes paneles solares son las otras dos estructuras de la ISS. En los primeros, hay quince habitáculos entre módulo de servicio, de conexión, laboratorios, compartimentos para la tripulación, etc.
El volumen habitable de la ISS es de 935 metros cúbicos, lo que equivaldría a un Boeing 747 y medio. Es decir, que no hay demasiado espacio. Los módulos se construían para ocupar la bodega de carga del transbordador; los MPLM, módulos de carga utilizados para llevar provisiones y repuestos, medían 6,4 metros de largo y 4,5 de ancho, lo que nos da una idea de que no es, precisamente, una suite de lujo.

En ese volumen habitable hay que ubicar a seis astronautas que viven allí seis meses, más los tres que pasan una semana en el complejo durante el relevo de la tripulación permanente, y que viajan en una nave Soyuz. Esos astronautas necesitan víveres, sistemas de soporte vital, compartimentos para dormir y para asearse, aparatos para ejercitarse y mitigar, en lo posible, la pérdida de masa muscular asociada a estancias prolongadas en ingravidez, y hay que añadir equipamiento de repuesto, ordenadores, instrumentación científica, cámaras de fotos y vídeo... Hay que aprovechar, por lo tanto, todo el espacio que se pueda para almacenar y organizar cosas.

http://youtu.be/WkYz43qALMU

El desorden de la ingravidez

Los astronautas dividen su tiempo en la estación entre los laboratorios (Destiny, Kibo y Columbus), el módulo de servicio Zvezda (donde está la "cocina", por ejemplo), el observatorio Cupola y la escotilla presurizada Quest, en la que se preparan los tripulantes que van a realizar una actividad extravehicular, es decir, un paseo espacial por el exterior de la estación. Cuando no están desempeñando sus labores diarias, tienen asignado un tiempo muy preciso para su aseo personal, para comer, para hacer ejercicio y para dormir, y en cada módulo se realizan diferentes tareas:

Zvezda: Módulo de servicio ruso, construido de modo similar al módulo principal de la estación espacial Mir. Contiene compartimentos para dormir y para el aseo.

Zarya: Dedicado principalmente al almacenaje y para la propulsión de la estación, que necesita elevar periódicamente la altura de su órbita.

Harmony y Unity: Nodos de conexión entre otros módulos. Harmony, además, alberga sistemas de generación de aire, electricidad, reciclaje de agua y otros servicios esenciales.

Kibo: Laboratorio japonés, es el módulo de mayor tamaño de la ISS. Está formado por un módulo presurizado y dos secciones para experimentos, una de ellas expuesta al espacio.

Columbus: Laboratorio europeo.

Destiny: Laboratorio de la NASA.
Tranquility: Nodo de conexión con el módulo observatorio Cupola, que también contiene el equipamiento de soporte vital, los sistemas para el reciclaje de agua y generación de oxígeno y la cinta de correr.

Quest: Escotilla para la preparación de las actividades extravehicular. Allí se guardan los trajes espaciales.

Rassvet y Poisk: Nodos para el atraque de la Soyuz, en los que sus tripulantes disponen también de una cámara para aclimatarse a la presión atmosférica de la ISS.

En las fotos que se publican del interior de todos esos módulos, lo más habitual es que se vean cosas por todas partes, sujetas a las paredes con velcro o encajadas en huecos en el suelo y el techo. Hay que tener en cuenta que, en la ISS, no hay gravedad como en la Tierra. Se encuentra en un estado de caída libre permanente, por lo que en ella hay microgravedad. De esa manera, la orientación espacial habitual de "arriba y abajo" deja de tener sentido si estás flotando libremente por el interior del complejo.

La astronauta italiana Samantha Cristoforetti explicaba, en una conexión con estudiantes de su país, que:

"En la ISS, reina un caos altamente organizado. Es como cuando eres pequeño y tus padres te dicen que ordenes tu cuarto. Y tú dices que no, porque sabes siempre precisamente dónde está todo".

El laboratorio Columbus incluye varios "armarios", integrados en sus paredes, en los que los tripulantes puede realizar diferentes experimentos científicos, experimentos que les llegan mediante los cargueros automáticos lanzados desde la Tierra, como las naves Progress rusas o las recientes cápsulas Dragon de SpaceX (de las que hay una versión tripulada que aún no ha volado). Cuando llegan esos cargueros a la ISS (que suele ser dos veces al mes, como mucho), los astronautas los descargan de golpe, con lo que se encuentran con toneladas de instrumentos y provisiones que tienen que almacenar hasta que sean utilizados. A cambio, esos vehículos se llenan de desperdicios, aparatos averiados y basura, en general, y cuando regresan a la Tierra, se desintegran en la reentrada en la atmósfera.

El resultado es que es habitual ver imágenes en las que se aprecian una especie de cajas blandas y blancas por toda la estación, sujetas a las paredes con cuerdas para que no salgan flotando. En esas cajas han viajado a la ISS las provisiones, los repuestos y los experimentos necesarios para que los astronautas puedan llevar a cabo su trabajo, aunque ya se han empezado a enviar los planos de algunos de esos aparatos y herramientas por e-mail para que una impresora 3D los fabrique directamente en la estación.



Todo a mano

Los tripulantes de la ISS tienen los días muy organizados desde el centro de control de misión, así que no tienen demasiado tiempo para dedicarse a ordenar la estación. Desde que son seis, tienen algo más para dedicarlo a experimentos científicos, que debería ser la principal tarea de la ISS, pero las labores de mantenimiento del complejo se "comen" buena parte de sus actividades diarias. Entre esa falta de tiempo, y la escasez de espacio en la estación, no es raro que se vea bastante desordenada.

Los astronautas dejan las cosas donde puedan tenerlas más a mano, y donde no molesten demasiado. Al final, todo se reduce a una cuestión de comodidad de uso. Si los controles del Canadarm 2, uno de los dos brazos robóticos de la ISS, están en el laboratorio Destiny, no es raro que allí haya un par de ordenadores portátiles y un buen montón de cables que se encargan de unir dicho aparato con la ISS para que pueda recibir energía y los astronautas puedan utilizarlo.

Quienes han estado en la estación cuentan también, por ejemplo, que "hay bastante ruido de ventiladores en según qué sitios pero te acostumbras, aunque los médicos piensan que, de estar allí mucho, puedes perder algo de oído. El olor no me llamó la atención, mucho mejor aire que en la Soyuz", como señaló Pedro Duque a la vuelta de su misión Cervantes, en 2003, pero todos los astronautas que han pasado tiempo en la ISS quieren volver. La estación es un caos mucho más organizado de lo que parece desde la Tierra.

"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #20 en: 18 de Octubre de 2015, 11:26:48 am »
CURTA, LA CALCULADORA QUE NACIÓ EN UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN
JAVIER SANZ — 15 OCTUBRE 2015

Imagina un pequeño cilindro negro, construido con materiales de alta calidad, con aspecto de molinillo de pimienta de alta tecnología, de unos 10 centímetros de alto por 5 de diámetro. Ahora, sueña que, moviendo varios diales y girando una rueda con manivela, puedes realizar diversos cálculos con suma precisión y cuyo resultado se presentará ante nosotros a través de un cuadro numérico analógico. Aquella maravilla cabía en la palma de la mano. Con ella se podía sumar, restar, multiplicar, dividir y, con un poco más de práctica, realizar operaciones matemáticas más complejas. Se trataba de la Curta, una calculadora mecánica portátil realmente asombrosa.

Bien, era sorprendente por su precisión y por su mecanismo pero, claro está, hoy día puede que no llame demasiado la atención. A fin de cuentas, tenemos calculadoras electrónicas por todas partes, incluso en los teléfonos móviles. ¿Por qué molestarnos en mirar atrás a un cacharro como la Curta? Por la sencilla razón de que, detrás del pequeño artilugio, hay toda una historia asombrosa y una tecnología que, cuando las calculadores electrónicas todavía no existían, nos llevó muy lejos. Ingenieros, arquitectos, científicos y economistas utilizaron las calculadoras Curta desde su aparición en 1948 hasta que fueron olvidadas ya en los años 70, cuando la electrónica desterró su uso de la práctica habitual, convirtiendo a estas joyas de las calculadoras mecánicas en objeto de coleccionismo.

Small | Large


Existieron dos modelos básicos de calculadora mecánica Curta. El segundo de esos modelos fue introducido en el mercado a mediados de los años cincuenta y podía llegar a representar hasta 15 dígitos en la ventana de resultado (en el primer modelo eran 11 dígitos), algo que supera en precisión a muchas calculadoras electrónicas actuales. La mecánica de uso era algo complicada, pero una vez que se tomaba algo de confianza con la máquina, su uso prácticamente se convertía en algo adictivo. Se introducían los dígitos, uno a uno a través de diales deslizantes, más tarde se ejecutaba un juego de giros con la manivela para ir añadiendo cifras o para seleccionar modos de operación y resultado. Un sencillo gatillo con forma de aro permitía borrar la memoria y empezar de nuevo con otra operación. Con práctica, una persona podía realizar cálculos complejos a una gran velocidad, todo ello con interface mecánico, sin nada de electrónica. En ciertos usos esta calculadora llegó incluso a ser utilizada todavía en los años ochenta, como sucedió en el campo de los cálculos llevados a cabo en competiciones automovilísticas. Las calculadoras Curta fueron fabricadas durante alrededor de tres décadas por la empresa Contina AG Mauren, de Liechtenstein, llegando a ser consideradas como las calculadoras mecánicas de mano más perfectas jamás construidas.

Ahora bien, hay algo en la Curta que las convierte en objetos muy especiales. Detrás de su intrincada mecánica, al otro lado de la ingeniería que las anima, aparece la historia de un hombre solitario que logró sobrevivir a uno de los lugares más terribles que se hayan visto en la historia de la humanidad. Y, precisamente, pudo superar aquello gracias a su calculadora. Es la historia de Curt Herzstark, padre de la calculadora Curta.


La calculadora de Herzstark reinó sin rivales durante muchos años, pero mientras ingenieros, técnicos, contables y científicos las utilizaban, no eran conscientes de que tenían en sus manos un artilugio surgido de la más terrible de las desesperaciones. Perece increíble que una máquina que destacaba por su asombrosa precisión hubiera surgido, precisamente, en la mente de un hombre atormentado que había sido recluido en un campo de concentración nazi: Buchenwald. Antes de Herzstark existieron diversos modelos de máquinas de cálculo, algunas muy precisas, ya fueran mecánicas o electromecánicas, pero no se había fabricado una verdadera calculadora de precisión portátil que se pudiera llevar en la mano. Curt Herzstark nació en la Viena de 1902 y falleció en Liechtenstein en 1988. Durante toda su vida se vio rodeado de máquinas y mecanismos de relojería. Su padre era el propietario de una empresa de distribución de maquinaria para oficinas que, con el tiempo, pasó a contar con su propio taller de fabricación de calculadoras. Era aquel un negocio con gran competencia, sobre todo en la Europa posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando muchos fabricantes de material bélico intentaron sobrevivir reconvirtiéndose en constructores de maquinaria para industrias y oficinas. Pero había algo que todos los usuarios de calculadoras buscaban y que ninguna empresa, por muchas que proliferaran por aquel entonces, era capaz de ofrecer. ¡Se necesitaba una calculadora portátil! Realmente, llevar un cacharro de muchos kilos en una mochila no puede considerarse como algo muy práctico (había algún modelo “portátil” pero eran muy aparatosos y poco prácticos). Así pues, Curt Herzstark dedicó grandes esfuerzos para lograr su objetivo: construir una máquina calculadora sencilla, elegante y precisa que pudiera caber en una mano. A finales de los años treinta del siglo pasado ya había diseñado los aspectos básicos de lo que iba a ser toda una revolución, solo que otra terrible guerra se interpuso en su vida.

La anexión de Austria por parte de la Alemania de Hitler cambió todos los planes de Herzstark quien, para su desgracia, pertenecía a una familia de origen judío. Desde entonces toda la producción de su empresa debía ser destinada a maquinaria de precisión para vehículos de guerra, lo de las calculadoras portátiles y demás “bobadas” debía olvidarse por orden de Hitler. Siendo malo, tampoco era terrible, al menos se les permitió continuar trabajando, pero un incidente con varios trabajadores en 1943, acusados de espionaje a favor de los Aliados, hizo que fuera detenido y encarcelado sin juicio. Tras el paso por una lúgubre celda, Herzstark fue enviado al campo de concentración de Buchenwald, donde su destino estaba sellado. Pero todo cambió de repente cuando un oficial de las SS le ofreció continuar viviendo a cambio de trabajar en la creación de piezas de precisión destinadas a aviones de guerra y misiles como los célebres V2. Herzstark fue puesto al mando de las operaciones para la fabricación de maquinaria en Buchenwald, eso le facilitó la tarea de “contratar” a otros prisioneros, salvándoles así la vida. Todo era terror y miedo, cualquier día podía ser el último. Sin embargo, el destino sonrió a Herzstark. Los nazis se enteraron de los esfuerzos e investigaciones anteriores a la guerra para conseguir una calculadora portátil y le ofrecieron un trato: poder vivir a cambio de construir una de esas máquinas como “regalo de la victoria” para Hitler.


Herzstark continuó trabajando como preso forzado, pero se le permitió dedicar tiempo en la tarea de diseñar la máquina de calcular portátil. Iba dando forma poco a poco a los planos, con detalle, mientras la guerra continuaba su curso y sus compañeros de cautiverio iban cayendo. Creyó que nunca iba a salir vivo de aquel infierno, pero llegada la primavera de 1945 el campo fue liberado por los Aliados. Libre, por fin, viajó hasta Viena con unos prototipos primitivos donde comprobó que su fábrica ya no existía. Patentó la máquina con la esperanza de llamar la atención de algún fabricante, pero nadie le hizo caso hasta que la noticia acerca de un genial ingeniero y una calculadora de mano fascinó al príncipe de Liechtenstein. Y allá en las montañas, perdidos en aquel rincón alpino, encontró todo el apoyo que necesitaba. Nació de esa forma la empresa Contina, que comercializó en 1948 el primer modelo de Curta. El éxito fue inmediato y, aunque hubo ciertos conflictos con los inversores, el superviviente de Buchenwald mantuvo su posición y vivió rodeado de éxitos hasta el fin de sus días. Autopistas, industrias, líneas eléctricas y hasta satélites y naves espaciales fueron construidos gracias al auxilio de las máquinas de calcular portátiles Curta. Puede decirse, sin exagerar, que una parte importante de la tecnología de mediados del siglo XX vio la luz gracias al sueño convertido en realidad en uno de los más oscuros infiernos creados por los nazis. La destreza matemática y mecánica de Herzstark fue lo que le salvó de la muerte.

"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #21 en: 15 de Noviembre de 2015, 07:36:36 pm »
Citar
Cómo escribir una escena en 11 pasos

29 JUNIO, 2015 POR ÁLEX G.

Alguien dijo una vez que las escenas son ladrillos y la película un muro, pues son éstas las que conforman poco a poco el argumento y las que determinan el conjunto total. John August es un guionista y director de cine, muy conocido por sus frecuentes colaboraciones en guiones junto al archiconocido Tim Burton, en películas como Dark Shadows, Corpse Bride, Big Fish, Charlie and the Chocolate Factory, y Frankenweenie, entre otras muchas. En su blog, August ofrece una serie de lecciones orientativas sobre su manera de contar una historia. Estas lecciones se resumen en 11 pasos, 11 pasos sobre cómo escribir una escena.

1. ¿Qué debe ocurrir en la escena?

Esto no lo deciden los personajes, lo decide el escritor. Tú. ¿Qué necesitas que ocurra? ¿Qué quieres que ocurra? Haz un boceto mental muy básico, y que pueda resumirse en pocas palabras, sobre lo que debe ocurrir en la escena que vas a desarrollar. Al menos necesitas una idea aproximada de lo que vas a contar. No respondas a las demás preguntas hasta que no tengas claro este punto.

2. ¿Qué ocurriría si la escena fuese omitida?
Si te has planteado incluir una escena concreta en tu historia tiene que tener un motivo de peso. No incluyas algo simplemente porque te parece divertido, o porque te gusta cómo funciona como escena independiente. Recuerda que estás trabajando con ladrillos, e intentas construir un muro. Si en ese muro de ladrillos rojos colocas un ladrillo blanco porque sí, porque te gusta el color blanco, el resultado final va a ser incómodo para la vista. El espectador notará fácilmente que esa escena está de más, pues no existe cohesión con el resto de la historia.

3. ¿Quién debería estar en la escena?

Echa un ojo atrás a tus personajes y haz un repaso. A veces tenemos muy clara una escena, tanto que pasamos por alto qué tal sería meter a un personaje inesperado en ella. Haz un ejercicio mental e imagina qué pasaría si personajes con los que no contabas apareciesen y le diesen un giro interesante a la trama. Para pasar a la siguiente pregunta primero debes tener muy claro qué personajes son clave en la escena que vas a narrar.

4. ¿Dónde podría tener lugar la escena?

Nunca te aferres a un único escenario, baraja y medita todas las opciones posibles. No ancles una escena a un lugar antes de tener todo lo demás desarrollado. Del teatro hemos aprendido que lo más importante de una escena son los personajes y sus diálogos. El decorado es secundario. Decide cuál sería el lugar idóneo para dicha escena una vez hayas concretado los acontecimientos que van a ocurrir, nunca lo hagas al revés.

5. ¿Qué es lo más sorprendente que podría ocurrir en la escena?

Una de las herramientas más poderosas del escritor es su imaginación, por no decir la más poderosa. Utilízala para imaginar infinitas posibilidades y eventos que harían de la escena algo maravilloso. Algo sorprendente no tiene por qué ser necesariamente la aparición de un personaje, o una acción en concreto. A veces basta con una frase del personaje menos esperado para ponerlo todo patas arriba.

6. ¿Es una escena larga o una escena corta?

Sé consciente del tiempo que va a llevar esta escena desde el principio. No empieces a amontonar acontecimientos sin venir a cuento, alargarás una escena que ya de por sí era perfecta hace un buen rato. Sintetiza todo lo que puedas: aunque este método es válido para escribir una novela, está enfocado principalmente al cine. Y a la hora de montar una película cada segundo es crucial. Debes prescindir de toda la información obvia e innecesaria.

7. Haz una tormenta de ideas para obtener al menos tres posibles desenlaces de dicha escena.

Todo proceso creativo requiere una montaña de ideas. Un brainstorming, o tormenta de ideas, consiste en exprimir todas las ideas que se te pasen por la cabeza y anotarlas. Por muy absurda que sea, esa idea puede transformarse en algo genial. O quizá dos malas ideas sin sentido pueden unirse y dar como resultado algo magnífico. Elige tres posibles desenlaces para la escena a partir de un brainstorming y selecciona la que consideres más adecuada para el conjunto final.

8. Reproduce la escena en tu cabeza.

Imagina que vas al cine a ver la escena que quieres escribir. Visualiza una pantalla donde se sucede la secuencia tal y como te gustaría. Cuando hayas visto claramente lo que quieres ver, pasa al siguiente paso y reprodúcelo sobre el papel.

9. Haz un borrador.

Escribe un borrador del guión. No profundices en detalles, limítate a captar la esencia de la escena. Aunque en tu mente ya sea algo sólido, necesitas verlo plasmado en una hoja. Muchos errores sólo se manifiestan cuando nos ponemos a escribir.

10. Escribe la escena completa.
Llegados a este punto ya sabes lo que tiene que ocurrir, dónde tiene que ocurrir y a quienes les tiene que ocurrir. Ya sabes la duración de la escena. Ya has barajado todas las opciones y te has decantado por las mejores. Además tienes un borrador que te ha permitido encontrar los últimos fallos de tu guión. Ahora sólo queda plasmarlo todo en un papel, esta vez definitivamente y con todo lujo de detalles.

11. Repite 200 veces.

Cuando nos decantamos por el oficio de escritor, ya sea para prensa, editorial, guión, etcétera, sabemos dónde nos estamos metiendo. Es un trabajo que consiste en repetir una y mil veces, hasta que todo quede tal y como queremos. Una película tiene aproximadamente 200 escenas, 200 ladrillos, así que acostúmbrate a repetir este proceso sin frustrarte. Necesitarás tiempo y paciencia para conseguir buenos resultados, pero merece la pena.

Haz la prueba. Sigue estos consejos y escribe una escena, aunque sólo sea para comprobar el resultado. Con un poco de práctica terminarás desarrollando escenas estupendas casi de manera automática.

"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #22 en: 12 de Febrero de 2016, 12:58:14 am »
Citar
El aprendizaje forma nuestro entendimiento del mundo (que, dados los presupuestos que esbocé al principio, es otra forma de decir que forma el mundo directamente) y permite encontrar cada vez equilibrios más estables, más fuertes, más calmos. Es un movimiento cualitativo, que crea nuevos rituales, nuevos valores, nuevos criterios, nuevos entendimientos, nuevos vínculos. No por ser nuevos son buenos o malos, pero si son malos es cuestión de aprender de los errores y volver a movernos cualitativamente hasta llegar a un equilibrio que sí sea bueno.

La negación (...), por su parte, busca deshacer el desequilibrio negándolo, como si negarlo lo hiciera desaparecer, hiciera que nunca hubiera ocurrido. Repite rituales y formas que le recuerdan su identidad anterior, aquella equilibrada, aquella que ahora está rota y sigue un camino circular, o más bien, espiralado, de afuera hacia adentro o de adentro hacia afuera, no importa. No importa la dirección porque en cualquier caso sigue en el mismo plano de repeticiones, que consolidan cada vez más el estado penoso de desequilibrio como natural, y así deforman la conciencia para que crea este estado como deseable, cómodo, positivo, o diciendo y reiterando "las cosas simplemente son como son". Eventualmente, estas contradicciones generan "daño cerebral", por llamarlo de alguna manera, y la respuesta a eso suele ser agresiva, tanática, tanto para con uno mismo como para con aquello que se piensa o identifica como "otredad".

"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #23 en: 03 de Abril de 2016, 01:15:17 pm »
Citar
El aeropuerto ruso de Teruel

Pongámonos en situación: Vas conduciendo camino de pasar unas estupendas vacaciones con tu familia en la sierra de Albarracín cuando en las cercanías de la ciudad de Teruel tu sentido arácnido te alerta inmediatamente de algo del todo inusual: ahí enfrente, apenas a unos cientos de metros de donde te encuentras, aparentemente abandonados en mitad de un valle, se encuentran casi apilados unos encima de otros decenas de aviones de gran tamaño... ojo, que no estoy hablando de unas cuantas Cessnas de una escuela de vuelo perdida sino de docenas de Airbus nuevecitos, Boeing's a patadas, Bombardier's e incluso Jumbos, muchos muchos Jumbos. Y lo mejor de todo: la mayoría de ellos lucen libreas de compañías aéreas rusas. Sin duda me encontraba ante un material de primera certificado 100% para el blog. Bienvenidos al Aeropuerto de Teruel.

Y es que LETL, que es como se le conoce a este lugar y en contra de lo que muchos pueden pensar, no es un aeropuerto español "sin pasajeros" al uso tal y como nos tienen acostumbrados los medios de comunicación cuando mencionan lugares como Ciudad Real o Castellón...

El Aeropuerto de Teruel está construido sobre las instalaciones del antiguo aeródromo militar de Caudé. En 2009, tras la clausura de dicho aeródromo por parte del Ejército las instalaciones pasan a ser gestionadas con el gobierno de Aragón y tras un breve periodo en el que se sopesó la posibilidad de crear un aeropuerto civil que seguramente hubiera supuesto un fiasco se decide destinar dicho aeropuerto a tareas más "industriales".

La clausura por parte de compañías aéreas de determinadas rutas durante algunos periodos (precio alto del combustible, crisis en el país, dificultades económicas de la compañía, etc) puede provocar que una determinada aerolínea decida estacionar temporalmente parte de su flota hasta que amaine la tormenta.

En Europa actualmente hay pocos y pequeños estacionamientos de aviones comerciales y los de mayor tamaño se concentran en su mayoría en los EEUU, concretamente en el área de Nuevo México o Arizona (Victorville, Pinal Air Park (también conocidos como Marana) y Kingman son solo unos ejemplos) donde las condiciones de humedad y temperatura los hacen ideales para este propósito... condiciones climatológicas, por cierto, no tan diferentes a las que se dan en Teruel (aunque seguro que en Teruel algo más de "rasca" que en Texas hace).

Según parece tras analizar la situación alguien en su momento pensó que tal vez destinar el aeropuerto de Teruel a actividades similares para dar servicio a aerolíneas europeas y a precios competitivos en relación a sus competidores norteamericanos podría ser una gran idea y a juzgar por el volumen de aviones estacionados todo parece indicar que no debía de ir del todo desencaminado.

Según leo el grueso de los servicios que se proporcionan en este aeropuerto son los ligados al MRO de aeronaves (Mantenimiento, Reparación y Operación de cualquier flota que lo necesite y carezca de instalaciones propias), de reciclaje (desguace) y estacionamiento de las mismas, actividad esta última que según parece goza de mucho éxito. De hecho muchas aeronaves están guardadas de manera idéntica a como se preservan las aeronaves de la USAF en el AMARC del que hablamos AQUÍ.

Ahora bien ¿porque la grandísima mayoría de las libreas de las cerca de 80 aeronaves presentes en Teruel son de compañías rusas? la respuesta parece tener que ver con problemas económicos de dichas aerolíneas. Estoy hablando concretamente de la gigantesca Transaero y la no menos gigantesca UTair, respectivamente en su momento la segunda y la tercera aerolíneas por tamaño de la Federación Rusa solo por detrás en tamaño de la todopoderosa Aeroflot.

La crisis de UTair se empieza a gestar durante Noviembre de 2014 cuando la compañía rusa anuncia problemas económicos severos y se ve incapaz de abonar un bonus previamente comprometido.

Estos problemas lejos de ser atajados provocan que en Abril de 2015 la compañía anuncie una cancelación de pedidos y ordene una drástica reducción de un 40% de su flota de ala fija dejando en dique seco un total de 44 aparatos, algunos de ellos recién salidos de fábrica.

Por su parte catalogar como "problemas económicos" o "crisis" a la quiebra y desaparición de Transaero tal vez no sea lo más acertado... Ante el panorama económico de la empresa el pasado 24 de Octubre de 2015 las autoridades rusas anuncian que en 48 horas revocarán el permiso de vuelo a los aviones de Transaero tras declararse en quiebra la compañía, una compañía que apuntó muy alto y que colapsó en línea con sus aspiraciones.

Buena parte de los aviones adornados con la librea de la compañía, lejos de pertenecerle a esta, estaban siendo operados en régimen de alquiler por lo que los legítimos dueños de los mismos, ante la posibilidad de encontrarse con sus aviones retenidos en la Federación Rusa en espera de juicios relacionados con la quiebra de Transaero, deciden utilizar ese breve periodo de licencia de vuelo para sacar a la carrera los aviones de Rusia y llevarlos a tierras aragonesas.

Al límite del periodo de revocación del permiso de vuelo a Transaero unas veinte aeronaves de esta misma compañía llegaban a Teruel entre la expectación de los vecinos en el que debe de ser el periodo de mayor actividad aérea civil en la historia de la región.

Ante la imposibilidad de sobornar al incorruptible guarda de seguridad para que me dejara pasar con la furgo a zascandilear por la campa (la cual en la actualidad tiene capacidad para 80 aeronaves y que está siendo ampliada para albergar unas 200) finalmente me tuve que conformar con ver "los toros desde la barrera" para disfrute de los más pequeños que me acompañaban y no tanto disfrute de mi señora, la cual siempre me recomienda encarecidamente emprender esta clase de empresas en solitario.

Entre todos los ejemplares estacionados en la campa del Aeropuerto de Teruel me llamaron especialmente la atención cuatro de ellos:

El famoso Tigre Volador de Transaero. Un Boeing 747 con matrícula EI-XLN decorado con un tigre siberiano (o tigre de Amur) en su morro y la leyenda "cuidando de los tigres juntos" en inglés y "salvemos la naturaleza juntos" en ruso pintada en sus laterales.

El Jumbo EI-XLK decorado con palmas de manos de diversos colores como parte de una campaña dedicada a recaudar fondos para niños necesitados.

Este curioso Canadair CRJ-200 de UTair portando una librea de Naciones Unidas.

Este antiguo ejemplar de la polémica Malaysia Airlines aun portando parte de la librea original.

Según parece finalmente a dicho espectáculo de color le queda poco tiempo ya que Aeroflot ha anunciado que próximamente se hará cargo de los aviones operados por Transaero para operarlos ella misma a través de su propia compañía o de su participada Rossiya Airlines por lo que previsiblemente los gigantes de Transaero empezarán a desfilar de vuelta a Rusia en los próximos meses.

En fin, dure lo que dure todo un lujo poder haber disfrutado del espectáculo.

"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #24 en: 12 de Marzo de 2017, 12:12:04 pm »
Citar

Recientemente Trappist-1 ha estado en boca de todos. Para quienes no lo conozcan, se trata de un sistema estelar en donde varios grupos de científicos ha descubierto siete planetas que podrían albergar vida.

El Sistema Trappist-1

Está compuesto por una estrella enana “super fría” que es apenas un poco más grande que Júpiter aunque 84 veces más masiva. Alrededor de esta estrella, diferentes grupos de astrónomos han descubierto siete planetas. Todos estos mundos tienen tamaños aproximados al de nuestro planeta, aunque unos pocos son un tanto más pequeños como Marte. De estos siete mundos, solo tres se encuentran en la zona habitable, o zona de los ricitos de oro (ni muy fría ni muy caliente). Pero aún así se piensa que todos los planetas tienen la posibilidad de albergar vida pues podría tener agua líquida en algún punto de su superficie.


Las posibilidades de que los mundos de Trappist tengan vida, son buenas. He leído a varios especialistas y en su gran mayoría las opiniones son positivas.

Por supuesto,  hasta el momento no son más que especulaciones. Pero basándose en lo poco que conocemos sobre este sistema estelar, y las condiciones que son necesarias para la vida, es muy plausible que exista vida en Trappist.

Ciencia Ficción en Trappist-1

Por supuesto, ni tontos ni perezosos, ya hay una legión de escritores de Ciencia Ficción escribiendo historias sobre este sistema y sus mundos. La idea de tal cantidad de planetas con buenas posibilidades para la vida es excitante. Pero no solo estamos hablando de la cantidad; también tenemos que tomar en cuenta las distancias. Estos siete planetas están bastante cerca unos de otros. Los siete mundos de Trappist-1 podrían entrar dentro de la órbita de Mercurio.

Tan solo hay que imaginar la cantidad de historias de Ciencia Ficción que vamos a poder inventarnos con mundos así.

Pero lo que he venido pensando en estos días no es sobre la Ciencia Ficción que nosotros podremos inventarnos. Lo que yo me pregunto es ¿que tipo de Ciencia Ficción podrían inventar ellos?

¿Cómo sería la Ciencia Ficción creada en Trappist?

Imaginemos por un momento, no solo que hay vida actualmente en uno de los mundos de Trappist-1, sino que incluso se pudo desarrollar una civilización similar a la nuestra. ¿Te imaginas las historias de Ciencia Ficción que podrían inventar ellos?

Pensemos solo por un momento la enorme importancia que ha tenido la Luna en el desarrollo de nuestra civilización. Ahora pensemos lo que será observar a través de los telescopios no uno ni dos planetas, sino ¡seis!

¿Recuerdan las viejas historias de Ciencia Ficción sobre civilizaciones en Marte, en Venus y en la Luna? Todas las increíbles historias que la humanidad se inventó sobre esos mundos lejanos que apenas podíamos ver con mucha dificultad. Entonces ¿qué historias se inventarán los posibles habitantes de Trappist?

El sueño de colonizar otro planeta, no sería una tarea imposible, pues los otros planetas habitables no están tan lejos. La idea de viajar y colonizar otros mundos no sería tan loca como nos pareció a nosotros durante tanto tiempo.

Otra idea muy improbable más no imposible sería preguntarnos ¿qué ocurriría si existieran no una, sino dos civilizaciones en los mundos de Trappist-1? ¿Cómo se sentirían esas civilizaciones al observarse a través de los telescopios? ¿Recuerdan cuando Percival Lowell nos hizo pensar que habían canales en Marte? Ahora imaginemos lo que sería observar un planeta no demasiado lejos y descubrir no solo canales, sino toda una civilización floreciendo en otro mundo no demasiado lejos.

¿Qué tipo de Civilización desarrollaría la Ciencia Ficción creada en Trappist?

La Ciencia influye a la Ciencia Ficción, pero también ocurre lo contrario, la Ciencia Ficción influye a la Ciencia.

Imaginemos entonces que en efecto hace muchos miles de años surgió una civilización como la nuestra en uno de los mundos de Trappist. Imaginemos que desarrollan una Ciencia similar a la astronomía y que apuntan sus telescopios a estos mundos no tan lejanos. Allí descubren que se trata de otros mundos como el suyo propio.

Entonces la Ciencia Ficción se desarrollaría mucho más rápido a mi parecer. Las historias fantásticas de gente viajando a esos mundos surgirían mucho antes. Aparecerían entonces personajes como Tsiokovsky o como Goddard y harían los cálculos y a diferencia de nosotros, para ellos la idea de viajar a esos otros mundos no sería tan difícil.

Para nosotros viajar a Marte siempre ha sido difícil, pero ¿en qué punto podrían estos “Trappistianos” comenzar a enviar sondas a sus respectivos “Marte” y “Venus”? Y ¿Qué tan difícil sería colonizar esos mundos?

Pensar en estos detalles, me ha puesto a pensar en dos cosas. Primero lo importante que es la Ciencia Ficción en el avance de una civilización. Recordemos la enorme influencia que programas como Viaje a las Estrellas o películas como Star Wars han tenido en la imaginación de quienes luego se dedicarían a las ciencias y la ingeniería. Pero también en lo afortunado que hemos sido aquí en la Tierra. Pues por muy cerca que estén los mundos de Trappist-1 entre si, nosotros con nuestra maravillosa Luna que podemos observar sin necesidad de ningún telescopio, nos hemos ganado el premio mayor.

« última modificación: 12 de Marzo de 2017, 12:15:52 pm por Cifuentes »
"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #25 en: 01 de Mayo de 2017, 01:53:02 pm »
Citar
Pero, bueno, por exóticas que parezca la pérdida de calor por radiación, las intensas quemaduras solares o el hinchamiento del cuerpo, lo que te mataría al salir al espacio sería la falta de oxígeno.

Al ser expuesto al vacío, el aire de tus pulmones se vería aspirado rápidamente de tus pulmones. Sin reservas de oxígeno a las que recurrir, tu cuerpo usaría el oxígeno restante quedara en la sangre rápidamente y en tan sólo 15 segundos te quedarías inconsciente. Pasados 2 minutos, el resto de los órganos de tu cuerpo empezarían a fallar por la falta de oxígeno y, bueno, ahí terminaría tu aventura espacial.

"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #26 en: 04 de Junio de 2017, 12:09:35 am »
Citar
Cómic Los Vengadores: Acoso nunca más

ENLACE: Descarga aquí el cómic Los Vengadores: Acoso nunca más

AUTORÍA: MARVEL y PANINI |  RECURSO: Otros |  IDIOMA: Español

Marvel y Panini lanzaron en el Día Internacional contra el Acoso Escolar una publicación especial de Los Vengadores, titulada "Acoso nunca más". A través de cuatro historias diferentes se plantean situaciones de acoso entre iguales, protagonizadas entre otros por Spiderman, Los Guardianes de la Galaxia y Iron Man. Tratan también aspectos relacionados y relevantes para los adolescentes, como la actitud de los compañeros, la influencia de las redes sociales, la presión de grupo, el ciberacoso y las normas sociales a la hora de relacionarse en la Red.

Internet Segura for Kids colabora con esta iniciativa difundiendo la versión online gratuita para descargar: un recurso práctico para educadores y familias. En nuestro blog encontrarás una reseña sobre el cómic y además algunas pautas para trabajar el ciberacoso después de su lectura.



"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #27 en: 10 de Junio de 2017, 11:51:18 am »
Citar
Desafortunadamente, las fuerzas comerciales que impulsan el desarrollo tecnológico no siempre son tan benévolas. Las gigantes empresas de la vanguardia de la IA (redes sociales, buscadores y comercios electrónicos) impulsan el valor de sus acciones al aumentar el tráfico, el consumo y la adicción a sus tecnologías. No es que su intención sea mala, es que la naturaleza de los mercados capitalistas puede empujarnos hacia una inteligencia artificial empeñada en manipular nuestro comportamiento para conseguir esos objetivos.



La humanidad esta perdida si no abandona este feudalismo 2.0 que es el capitalismo financiero.
"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"

Desconectado Ryback

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 4286
    • Ver Perfil
    • C-System: Reglamento genérico bueno, bonito, y barato.
Re:Leido en
« Respuesta #28 en: 10 de Junio de 2017, 04:35:24 pm »
Si no recuerdo mal, a  nuestro actual estilo de vida le daban, a lo sumo, un par de generaciones más. No recuerdo dónde lo leí ahora mismo, pero no me parece descabellado en absoluto la idea.

Desconectado Cifuentes

  • Guardia Pretoriana
  • *
  • Mensajes: 3477
    • Ver Perfil
    • SD6
Re:Leido en
« Respuesta #29 en: 14 de Diciembre de 2017, 09:36:09 am »
"En mi opinión esa libertad no es tal ni sus límites son tan amplios se cree normalmente... A no ser que te portes como un capullo."
"El aumentar el numero de reglas suele dar ocasión para que discurran maliciosamente, trampearlas, o evadirse de la carga que imponen"